lunes, 24 de diciembre de 2012

Nunca rendirse, nunca, pase lo que pase

Ya casi para finalizar el año, les compartimos ésta hermosa historia de superación, una historia de cuando el amor de madre que da una guía adecuada, de cuando con tenacidad, coraje y mucha fe en sí mismo se pueden saltar obstáculos, vencer límites. 
No hay nada que un corazón valiente, no pueda alcanzar.
Esta es la historia de Clayton Chenoweth, quien vive con su madre en Brighton, en Estados Unidos. Él como nuestros hijos tiene síndrome de Williams; y ha conseguido formar parte del departamento de bomberos de su ciudad, como bombero Junior. Una profesión que ningún padre de una persona con síndrome de Williams hubiera considerado como posible, pues implica manejo de instrucciones precisas, atención y concentración, escalar escaleras y retos visoespaciales importantes.



Había gente en la vida de Clayton Chenoweth que se preguntaban si alguna vez andaría en bicicleta, conducir un automóvil o hacer lo que otros adolescentes lo hacen.
El estudiante de segundo año de 16 años de edad, Brighton High School, dijo que ha tenido "problemas" en la vida debido al síndrome de Williams, una enfermedad genética que se caracteriza por problemas de salud, incluyendo enfermedad cardiovascular, retrasos en el desarrollo y problemas de aprendizaje.
Eso no le impidió lograr su sueño: convertirse en un bombero junior con el Departamento de Bomberos del área de Brighton. “Me lo tenía que ganar” dijo, palmeando un distintivo que lo identifica como un bombero junior. "Me gustaría poder entrar en una casa en llamas y ayudar a mi comunidad. Estoy listo para estar justo ahí, aunque eso aterroriza a mis compañeros, a mi familia y a mi familia de la iglesia, pero primero tengo que hacer entrenamiento".
La formación de Clayton Chenoweth se inició en el verano. El 4 de julio, realizó su primer deber oficial como joven bombero - anduvo en cuarto lugar de Brighton del desfile de julio.
"Me sentí muy bien", dijo. "Sentí que estaba allí por un propósito - para ayudar a mi comunidad… Me sentí como en casa."
Karen Palmer, su mamá dijo que "se vino abajo" cuando su hijo fue diagnosticado siendo un niño. Antes de eso –dijo- ella nunca había considerado que su hijo sería cualquier cosa menos "normal".
"Me di cuenta que no debo creer todo lo que leo –dijo- creía que tenía el peor de los casos, y no es así”.
"Clayton es muy tenaz, no deja que nada lo detenga, y es así como he tratado de criarlo", dijo Karen, sonriendo mientras miraba a su hijo.
"Hubo algunas grandes obstáculos a través de la vida, tuve miedo pero lo superé, dijo Clayton.
A Clayton no le gusta hablar de los obstáculos, es un adolescente normal. Ha incursionado en diversos intereses, incluyendo karate y lucha libre.
En la Escuela Preparatoria Brighton, dijo, se le conoce como "Clay Dawg", un homenaje a la mascota de la escuela. Su clase favorita es historia donde ha disfrutado aprendiendo sobre la Guerra Civil.
Clayton, se describe como un "chico alegre", es un miembro de la Iglesia donde participa en un grupo de jóvenes. Dice que su fe lo recibe a través de la vida.
Él es un voluntario regular, incluso ayudando a su padre a construir una casa para un hombre en silla de ruedas. Esto le valió el reconocimiento de la Universidad de Michigan del Consejo para Asuntos sobre discapacidad en sus esfuerzos por promover la igualdad de oportunidades para ayudar a la gente con discapacidad. Su logro se describe en un certificado del municipio de Brighton que su madre muestra con orgullo en la casa familiar.
Clayton adora a su perro, un cocker spaniel que llamó Scooter Cooper Jellybean y espera asistir a la universidad Schoolcraft para que pueda convertirse en un chef.
"Me encanta estar en la cocina", dijo.
Fue a la edad de 5 que Clayton supo que también quería ser bombero.
Él y su madre fueron a visitar a su hermano durante unas vacaciones de Navidad cuando el sillón de su tío se incendió. Fue él quien dijo quien vio y olió el humo y corrió a decírselo a su madre.
Karen, su mamá le da el crédito a Clayton de salvar a la familia de un incendio. Desde entonces, su hijo ha soñado con ser un bombero, dijo.
Con la ayuda de su madre, Clayton ha completado una solicitud y entrevista para el programa juvenil del departamento de bomberos de Brighton.
"Me preguntaba lo que iba a suceder. No estaba seguro que me aceptaran por lo que tengo, realmente no sabía lo que ocurriría al meterme ahí", admitió. "Entonces llamaron y me dijeron que había ingresado. Y me puse super emocionado. Me estaba volviendo loco, emocionado como loco."
Los bomberos junior son estudiantes de secundaria, que cuenten con al menos 16 años. No pueden combatir directamente el incendio, pero pueden ayudar a los bomberos en la escena del incidente.
Entrenan cada domingo. El entrenamiento incluye enrollar mangueras, escalar escaleras ésta última intimidó a Clayton que admitió que inicialmente estaba petrificado. "Subir la escalera en la oscuridad me daba mucho miedo porque está bien alto del suelo y no hay manijas. Te aferras a los lados de la escalera y todo se mueve. La vida corre peligro al subir por la escalera."
Sin embargo, Clayton se quitó el miedo, y subió. Sonreía nerviosamente mientras permanecía de pie a 87 metros por encima del suelo en la Avenida Grand River de Brighton.


"Nunca rendirse, nunca, pase lo que pase", dijo. "Una persona fuerte como yo puede tomar cualquier cosa."
Así que papá, mamá, es una inspiración esta historia, ojalá y que el año nuevo, permita fortalecer nuestras debilidades, y hacer alarde de nuestras destrezas en pro de nuestros hijos. Ellos son nuestro mundo y nosotros somos el mundo para ellos. De nosotros aprenden, ayudemos a que sean independientes y confíen en sí mismos. 

La historia es publicada en inglés por el LivinstonDaily.com por la señorita Lisa Roose-Church a quien se atribuyen todos los créditos creativos.
La publicación de ésta historia en español, no es con finalidad de lucro, sino con fines educativos y de difusión de las historias que rodean a las personas con síndrome de Williams, para mostrar al mundo en todos los idiomas, todos los ángulos de concepción posibles sobre esta enfermedad.

Investigación y redacción: Verónica Araujo
Contacto: Mail y Twitter

Fuente: www.livingstondaily.com Todos los derechos reservados. 

Imagen: tomada directamente del video que pertenece al livingstondaily.com




Comparte el conocimiento

Nos leen en Google+