sábado, 31 de agosto de 2013

Control del niño sano

Para comprender el porqué de la guía de cuidados de salud en los niños con síndrome de Williams, es preciso saber primero, que cuidados se siguen en el cuidado de salud de los niños en general. Para ello, presentamos el resumen "Control del niño sano" publicado por el portal Medline plus. (Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.)

La niñez es una época de crecimiento y cambios rápidos. Usted realizará controles pediátricos de niños sanos con mayor frecuencia cuando el niño se esté desarrollando más rápidamente.



Cada consulta incluye un examen físico completo. En este examen, el médico verifica el crecimiento y desarrollo del bebé o del niño pequeño y trata de encontrar problemas a tiempo.

El médico registrará el peso, la estatura y otra información importante. Asimismo, la audición, la visión y otros exámenes serán parte de algunas consultas o controles. La atención preventiva es importante para mantener sanos a los niños.

Las consultas o controles del niño sano son momentos claves para la comunicación. Espere recibir información sobre el desarrollo normal, nutrición, sueño, seguridad, enfermedades infecciosas que "están rondando" y otros temas importantes.

Sáquele el mayor provecho a estas consultas llevando consigo por escrito las preguntas y preocupaciones más importantes.

Se presta atención especial a si el niño está cumpliendo con las pautas del desarrollo normal. La estatura, el peso y el perímetro cefálico se registran en una curva de crecimiento que el médico llevará junto con la historia clínica del niño.
Pregúntele al médico sobre la curva del índice de masa corporal (IMC), que es la herramienta más importante para identificar y prevenir la obesidad.

Existen varios calendarios para los controles del niño sano de rutina para bebés sanos. A continuación se da un calendario recomendado por la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP).

Después del nacimiento del bebé, la siguiente consulta debe ser entre 2 y 3 días después de llevar al bebé a la casa.
De ahí en adelante, las consultas deben ocurrir a las siguientes edades:

  • 1 mes 
  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 9 meses
  • 12 meses
  • 15 meses
  • 18 meses
  • y a partir de los 2 años el control debe ser anual.

Además de estas consultas, llame y consúltele al médico en cualquier momento en que su bebé o niño luzca enfermo o cuando usted tenga alguna preocupación acerca de la salud o desarrollo de su hijo.


Fuente:
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001928.htm
Un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.
Desde los Institutos Nacionales de la Salud

Comparte el conocimiento

Nos leen en Google+