lunes, 31 de agosto de 2015

Dieta y síndrome de Williams

¿Las personas con síndrome de Williams 

necesitan de una dieta especial?

Es una pregunta frecuente cuando los padres recién se enteran del diagnóstico en sus hijos, especialmente cuando todavía son pequeños y están presentando problemas con su alimentación. 


En primer lugar se hace necesario aclarar que, se habla de dieta en el más estricto significado de la palabra. Dieta no es una moda o una alimentación pasajera, dieta es lo que cada sujeto ingiere durante el día y a partir de ahí toma o no los nutrientes necesarios para sus actividades diarias. Como bien nos explica Wikipedia, «dieta» proviene del griego dayta, que significa ‘régimen de vida’, es sinónimo de régimen alimenticio.

En la actualidad es cada vez más común que la dieta consista de comidas procesadas, industrializadas y altamente cargadas de sodio, azúcar, carbohidratos, grasas trans y saturadas, es común que en la mesa, haya refrescos en lugar de agua, pizza en lugar de vegetales o sopa de verduras, pollo frito con cubierta crujiente en lugar de asado, leche, cereales en caja y animaciones de colores brillantes, que se toman en el desayuno y en la cena, pero sin acompañarse de frutas y eso es la dieta familiar. La dieta familiar actual, depende más de la mercadotecnia y el exceso de actividades laborales y el amplio acceso a cadenas de comida que ofrecen más producto con mayor rapidez por menos dinero, lo que no necesariamente representa un consumo saludable.



En personas con síndrome de Williams, la dieta es una pieza fundamental en el cuidado de su salud. Mientras que cada familia dependiendo del lugar de crianza y las costumbres familiares proveerá los alimentos que considere necesarios durante su vida, es importante mantener en cuenta ciertos datos importantes que pueden mejorar o prevenir algunas condiciones de salud a las que se encuentran expuestos con mayor facilidad las personas con síndrome de Williams.

1.- Nacimiento: Al nacer y especialmente durante los primeros meses de vida pueden presentar hipotonia y tienen dificultades para deglutir y acoplarse a los biberones, chupones, etc. Lo más recomendable es durante los primeros meses de vida,  dar lactancia materna exclusiva, insistiendo mucho al principio para desarrollar correctamente la deglución y posteriormente continuar con la introducción de alimentos según las indicaciones que el pediatra vaya dando en las consultas de control, pero en la medida de lo posible (insisto cada caso es único) evitar fórmulas maternizadas y complementos alimenticios debido a que vienen adicionadas con calcio y vitamina D.

2.- Hipercalcemia: Uno de los síntomas que llevan a la sospecha del síndrome de Williams es la hipercalcemia, que son niveles elevados de calcio en sangre que provocan en el lactante trastornos digestivos importantes como cólicos, estreñimiento, dificultad para el vaciamiento intestinal y alteración del humor que se manifiesta en llantos inexplicables e incapacidad para conciliar el sueño. Por lo que se debe excluir de la dieta suplementos alimenticios adicionados con vitamina D o calcio
En el síndrome de Williams se tienen dificultades en la metabolización de calcio y es causa frecuente de consultas endocrinas y trastornos digestivos. sin embargo esta recomendación puede contrariarse años más tarde pues pudiera incluso presentarse osteopenia durante la adolescencia o la madurez.  Por lo que queda claro no debe descuidarse el seguimiento médico controlado y continuo que vaya adecuando los cambios necesarios según las necesidades de cada paciente.

3.- Sistema cardiovascular e hipertensión: La salud cardiovascular es importante pues aproximadamente el 75% de personas con este síndrome presentan estenosis valvular aórtica, así como también estenosis pulmonares e hipertensión por lo que una dieta bien equilibrada con alto consumo de frutas y verduras y baja en sodio, carbohidratos, azúcares y algunos tipos de grasas, así como la reducción importante de alimentos industrializados con contenido de nitritos, nitratos, conservantes, colorantes y saborizantes artificiales, ayudará a prevenir complicaciones adicionales a su cardiopatía. 



4.- Enfermedad renal: Al dejar la infancia, se ha visto que un número de personas con síndrome de Williams tienden a presentar problemas renales asociados con la formación de cristales y piedras renales, es importante prevenir al no abusar del consumo de lácteos, carnes rojas y por supuesto la importante reducción del consumo de sodio, no solo quitar el salero de la mesa, sino tomar en cuenta que productos enlatados y las botanas, cereales, embutidos, jamón y salchichas son frecuentes en el desayuno de los chicos pero muy altos en conservadores, nitritos y nitratos que favorecen riñones enfermos. Todo esto es preventivo pero si ya se ha confirmado la enfermedad renal, es importantísimo seguir las indicaciones médicas y nutricionales  especificas a su caso. 

5.- Enfermedad celíaca: El gluten, esa proteína contenida en algunos cereales como el trigo, cebada, centeno y otros es especialmente dañino para aquellas personas con síndrome de Williams que además tengan diagnóstico de Enfermedad Celíaca y debe ser excluido definitiva y radicalmente de su dieta, ya que para ellos comer gluten se traduce en un daño a las vellosidades intestinales, encargadas de la correcta absorción de nutrientes en la ingesta diaria.  ¿Donde está el gluten? Se encuentra en casi todos los alimentos industrializados, ya que es económico y es ampliamente utilizado como aglutinante y texturizante en la industria alimenticia y cosmética. Pastas, panes, galletas, caramelos, embutidos, cremas, purés, jugos, leches vegetales, aderezos de ensaladas, quesos, pasta dental, labiales, cremas, shampoo, etc. todo es objeto de sospecha. El colectivo con síndrome de Williams esta expuesto 9 veces más a presentar enfermedad celiaca que el resto de la población. 

6.- Autismo, TDAH y otros trastornos neurológicos: Por otro lado independientemente que se necesite retirar el gluten de la dieta por enfermedad celiaca, se ha visto en la práctica que aunque los chicos no tengan este último diagnóstico se benefician enormemente con el retiro o por lo menos de la reducción a gran escala del gluten, soya, lácteos y azúcar de su dieta, favoreciendo así el correcto funcionamiento del sistema nervioso y la sinapsis neuronal, ayudando a la concentración y mejora en los estudios, lenguaje y hitos del desarrollo, disminuyendo con ello la aparición de estereotipias, comportamientos dentro del espectro autista, déficit de atención, trastornos de sueño e incluso conductas agresivas y episodios de epilepsia. Afortunadamente cada vez se tiene más evidencia científica que existe una estrecha relación entre la salud intestinal y la salud mental. Padres de personas con síndrome de Williams con quienes se tiene contacto encontraron en ésta restricción, la solución al comportamiento indeseable e inexplicable, la falta de atención y falta de aprovechamiento escolar de sus hijos(as) incluso se lograron evitar medicamentos neurológicos y psiquiátricos en algunos casos.
Para leer más información sobre el gluten, enfermedad celiaca y el síndrome de Williams recomendamos leer los siguientes artículos:


7.- Diabetes: Las personas con síndrome de Williams tienen una predisposición mayor a presentar diabetes en la etapa de adultos jóvenes, y es bien sabido que uno de los pilares esenciales para el tratamiento de la diabetes es: la dieta. La cual no debería de ser iniciada hasta el momento en que se recibe el diagnóstico, sino se debe iniciar desde pequeños, previniendo y educando en alimentación sana, reducir azúcar y carbohidratos refinados y un aumento (como ya hemos mencionado antes) en la ingesta de verduras, vegetales y frutas todo natural, de preferencia orgánicos y por supuesto no industrializados. Además los niños con síndrome de Williams tienen tendencia a la obesidad una vez que su ciclo de desarrollo ha concluido lo que supone un riesgo adicional para desarrollar diabetes.

8.- Enfermedades respiratorias, otitis, conjuntivitis: Las enfermedades respiratorias con complicaciones como asma, otitis, conjuntivitis, se presentan con singular frecuencia en los chicos con síndrome de Williams sobre todo en los primeros años de vida y puede ser un verdadero calvario para la familia no tener descanso entre un episodio de infección y el siguiente. Y estas infecciones parecen guardar una estrecha relación con el consumo de lácteos y soya por lo que una de las recomendaciones es cortar con quesos, leches, yogures, cuajadas y todo aquel alimento que tenga proteína de leche de vaca, sustituyendo por las llamadas leches y quesos vegetales para sustituir nutrientes. 

9.- Fortalecimiento del sistema inmunológico e intestinal: Se recomienda el consumo de vegetales de hoja verde, semillas y frutos secos, aceite de coco y aguacate, salmón, sardinas y pescado de agua fría cuya función es mantener saludable el sistema inmunológico y la salud mental al aportar omegas 3 de manera natural a la dieta, así como aportar salud cardiovascular prevenir diabetes y sobre crecimiento de bacterias intestinales indeseadas como la cándida, que pueden desencadenar trastornos de comportamiento importantes incluso confundir síntomas con trastornos metabólicos. 


En conclusión: la dieta de una persona con síndrome de Williams, debe ser lo más cercana posible a lo natural y fresco. En lo posible que sea orgánico para no añadir pesticidas y más tóxicos a la dieta. Mantenerse alejado de la mercadotecnia de los anaqueles, las comidas altas en grasas, sodio y con contenido de gluten, lácteos y soya. Sustituir lácteos por preparados vegetales, azúcar refinada por stevia natural y mantenerse alejado de endulcolorantes artificiales. 

En caso de ser necesario adicionar suplementos de vitaminas y minerales se recomienda que sea bajo supervisión médica, en las dosis recomendadas para su caso particular y preferir comprarlos por separado, es decir evitar que sean multivitamínicos porque generalmente vienen adicionados con calcio y vitamina D.

Recomendaciones basadas en el protocolo de seguimiento médico específico para el síndrome de Williams, el seguimiento de las recomendaciones médicas a las familias con síndrome de Williams en distintos países a través de los años y las recomendaciones dietéticas para cada padecimiento adicional en particular. 

Sus dudas y comentarios son bienvenidos en comentarios o directamente a nuestro correoviviendoconsindromedewilliams@hotmail.com

Si te ha resultado útil o conoces a alguien que pueda necesitar esta información, por favor compártela desde este mismo sitio, incluyendo el enlace a esta publicación original.


Comparte el conocimiento

Nos leen en Google+