miércoles, 10 de noviembre de 2010

Padres con Resiliencia

Dedicado con mucho cariño a todos y cada uno de los padres y madres valientes que día a día libran su batalla personal para sacar adelante a su hijo(a) a pesar de la frustración de no saber que tiene ni como ayudarlo, dan lo mejor de sí, con cariño y entrega para esos niños que con sus ojos brillosos y magnéticos nos regalan su inocencia y el amor más puro que alguien jamás pueda entregarnos.


No están solos, habemos otros en este mundo que aunque en puntos geográficos distintos: Igual que ustedes estamos dando batalla deseando contribuir un poco a aliviar su soledad, a través del lazo inexplicable que nos da unión por tener historias similares.
Para ustedes, que caen y se levantan día con día y que llenan de amor a su familia, es este vídeo.



Los Marcianitos Resilientes



La resiliencia es la capacidad de una persona o grupo para seguir proyectándose en el futuro a pesar de acontecimientos desestabilizadores, de condiciones de vida difíciles y de traumas a veces graves.
En psicología, el término resiliencia se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional.
Cuando un sujeto o grupo animal es capaz de hacerlo, se dice que tiene resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por los mismos.

La resiliencia se sitúa en una corriente de psicología positiva y dinámica de fomento de la salud mental y parece una realidad confirmada por el testimonio de muchísimas personas que, aún habiendo vivido una situación traumática, han conseguido encajarla y seguir desenvolviéndose y viviendo, incluso, en un nivel superior, como si el trauma vivido y asumido hubiera desarrollado en ellos recursos latentes e insospechados. 


Renacer, como el Ave Fénix. Volver a empezar después de una pérdida. Seguir adelante  a pesar de un cáncer. Recuperarse tras una adicción. 

La “resiliencia” es la capacidad de auto sostén.

Aunque durante mucho tiempo las respuestas de resiliencia han sido consideradas como inusuales e incluso patológicas por los expertos, la literatura científica actual demuestra de forma contundente que la resiliencia es una respuesta común y su aparición no indica patología, sino un ajuste saludable a la adversidad.

"A pesar de traumas graves, incluso muy graves, o de desgracias más comunes, la resiliencia parece una realidad confirmada por muchísimas trayectorias existenciales e historias de vida exitosas. De hecho, por nuestros encuentros, contactos profesionales y lecturas, todos conocemos niños, adolescentes, familias y comunidades que "encajan" shocks, pruebas y rupturas, y las superan y siguen desenvolviéndose y viviendo -a menudo a un nivel superior- como si el trauma sufrido y asumido hubiera desarrollado en ellos, a veces revelado incluso, recursos latentes y aun insospechados".
(Michel Manciaux. La resiliencia: ¿mito o realidad)


Resiliencia se usa en la física de los materiales para expresar la capacidad de recuperación del esfuerzo al que es sometido. Tal como un objeto abollado recobra su forma primitiva si tiene la suficiente elasticidad, los seres humanos dotados de una resiliencia natural o adquirida serán capaces de salir de un agotamiento causado por estrés traumático u otras causas. 


Los terapeutas intentan desarrollar en el paciente una mayor plasticidad interior.

¿Cómo aprendes a ser resiliente?
G      Reconoce que eres el autor de tu vida
G      No busques tu felicidad pidiéndole a alguien que cambie
G      Identifica tus decretos negativos y hazte responsable de cambiarlos
G      Alimenta tu autoestima
G      Sé fiel contigo mismo en lugar de ser lo que los demás te digan
G      Enfócate en lo que puedes hacer
G      Haz algo por los demás
G      Desarrolla alguna habilidad nueva
G      Realiza actividades que eleven tu vida espiritual y
G      Cultiva tu fortaleza interna

"Hay hombres que luchan un día y son buenos

hay otros que luchan un año y son mejores

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos...
Pero hay los que luchan toda la vida: Esos son los imprescindibles."

Bertold Brech

Para consolidar la resiliencia necesitamos ciertos derechos:


1.       A ser tratados con dignidad y respeto.
2.       A equivocamos y ser responsables de nuestros propios errores.
3.       A tener nuestras propias opiniones y nuestros propios valores
4.       A tener nuestras propias necesidades, tan importes como las de los de demás
5.      A experimentar y expresar nuestro pensamiento propio, así como a ser sus únicos jueces.
6.       A cambiar de opinión, idea o línea de acción.
7.       A protestar cuando somos tratados con injusticias
8.       A intentar cambiar lo que no nos satisface.
9.       A detenernos a pensar antes de actuar.
10.   A pedir lo que queremos.
11.   A hacer menos de lo que humanamente somos capaces de hacer.
12.   A ser independientes.
13.   A decidir qué hacer con lo  que es nuestro, con nuestro propio cuerpo y nuestro tiempo.
14.   A sentir y expresar el dolor.
15.   A ignorar los consejos.
16.   A rechazar peticiones sin sentirnos culpables o egoístas.
17.   A estar solos aún cuan do otros deseen nuestra compañía.
18.   A no justificamos ante los demás.
19.   A no responsabilizarse de los problemas ajenos.
20.   A no anticiparse a las necesidades y deseos de los otros ni estar pendientes de su buena voluntad.
21.   A no responsabilizarse de los problemas ajenos
22.   A no anticiparse a las necesidades y deseos de los otros ni estar pendientes de su buena voluntad.
23.   A elegir no comportarnos siempre de una manera positiva o socialmente convencional


Fuentes:

YouTube

Comparte el conocimiento

Nos leen en Google+